Mi primera vez

Mi primera vez

Siempre hay una primera vez para todo. Eso dicen. Desde luego yo tuve mi primera vez en La Macarena. Vaya manera de perder la virginidad. Un bautismo de fuego. Era noviembre, un mes triste de cojones. El frío se había instalado a sus anchas en Barcelona. Sin embargo, el interior de la discoteca era un horno. Debían ser cerca de las tres y media de la mañana. Ya no cabía ni un alfiler. La cola de los baños llegaba hasta la sala y era tal como debe ser la cola de los baños de una discoteca: cachonda, impaciente, vibrante de...

En el barrio no hay sexting: miopías y cegueras de la pandemia

En el barrio no hay sexting: miopías y cegueras de la pandemia

UBICACIÓN: Propatria, Parroquia Sucre – Montalbán, Parroquia La Vega. Caracas FECHA: 2-4 de abril de 2020 TEMA: Obvio SINÉCDOQUE: Al mejor estilo de los barrios caraqueños, la gente de Propatria es amigable y poco reservada. Pueden sonreírte con calidez mientras caminas por la primera avenida, o pueden gritarte de una acera a otra si te encuentran, a lo lejos, mientras avanzas hacia la estación de metro. Es normal, digamos, que todo tipo de charla informal surja mientras esperas para pagar en la bodega o mientras te tomas la cerveza fría del final de la tarde. Y sin embargo, ahora, el...

EN EL CORAZÓN DE LA ARRITMIA

EN EL CORAZÓN DE LA ARRITMIA

Foto del autor Llego a Barcelona. Llego a Escudellers. Llego a Nou de Sant Francecs. Llego a La Macarena. Llego a mi trabajo. Llego al rincón del mundo en donde el destino me ha arrojado. La bella tela de araña en la que me agito sin sentido. La maldita rutina. No importa lo que les digan. No se dejen engañar. De día Barcelona no existe. Es un espejismo, un parque de atracciones para turistas de clase económica. Si quieren conocer Barcelona, la auténtica, sin maquillaje, sin costosos peinados turísticos, dense una vuelta por El Gótico luego...

El camino de los Waraira, sendero de leyendas

El camino de los Waraira, sendero de leyendas

Le llaman la Puerta de Caracas y hace honor a su nombre. Cuentan que los habitantes originarios, pertecientes al conjunto de los indios caribes, transitaban una pica o sendero mentado “La Culebrilla”, vía natural que conectaba al Valle de Los Toromaymas a través de la montaña con el Mar Caribe. Una de las leyendas dice que los españoles a través de gestos señalaban la tierra que pisaban para preguntar a los indios cómo se llamaba el lugar; los indios al ver las manos que interrogaban con una lengua nada conocida, veían en el terreno la pira o yerba Caracas (como...